Beata Sor María Catalina Irigoyen Echegaray nace en siglo XIX, en España, en el corazón de Navarra - Pamplona - el 25 de noviembre de 1848 de los distinguidos, y muy cristianos padres: D. Tiburcio Irigoyen y Dña. Leonarda Echegaray. Fue la última de ocho hermanos y gemela del séptimo. Al día siguiente de su nacimiento recibió el santo Sacramento del Bautismo en la Parroquia de la Catedral de Pamplona con el nombre de María Catalina. Fue su madrina de pila Dña. Mercedes Irigoyen, natural de Errasu, confirmada el de abril de 1854.

Igual que una planta nacida en un ambiente religioso y sano, regenerada con las aguas bautismales, crece y se desarrolla con normalidad en un proceso ascético-místico; oxigenada con la recepción de los Sacramentos, oración y mortificación, se hace en ella cada vez más consciente y creciente el "Amor de Dios difundido en su corazón por el Espíritu Santo que le fue dado" (ROM 5,5).

De este modo transcurre su infancia y juventud en un clima de penitencia, sacrificio y amor a los pobres y enfermos, ocupándose ella misma de costurar, ropa para vestir a los enfermos; haciéndose cargo de las obligaciones de su casa después de la muerte de sus padres que le costó y la acepto con amor, brotando de sus propios labios "el señor me la dio y el señor me la quito". Es en esta época cuando oye la llamada del Señor y aumenta en su corazón el deseo de ser toda de Dios.

María Catalina al conocer a las Siervas de María en Pamplona, repentinamente se sintió inclinada a esta vida de tanto sacrificio, ella ya sabía dónde iba a consagrarse a Dios. Habiendo conocido personalmente a la Fundadora del Instituto, Santa María Soledad Torres Acosta, le pidió a ella misma su ingreso a la congregación. La Madre aceptó con alegría sus deseos, pero ante la circunstancia que vivía con su hermano muy enfermo, le sugirió que antes cuidara de su hermano y así lo hizo.

Al fallecer éste, ya con 33 años de edad, ingresa como postulante al Instituto el 31 de diciembre de 1881, animada en su corazón con estas palabras: "sea de mí lo que fuere, mi único ideal es amar a Dios sin interrupción hasta el fin de mi existencia". Ese día la puerta de la casa de las Siervas de María se abrió con las sonrisas fraternas de la comunidad en pleno que le recibía con cariño.

Vistió el santo Hábito en el Noviciado de las Siervas de María en Madrid el día 12 de Marzo de 1882 tomando el nombre de Sor Desposorios. Durante el Noviciado, se mostró, recogida y muy escondida con Cristo en Dios. Buscando los trabajos más duros y ocupándose en quehaceres más humildes, superando las dificultades y obstáculos. Emite su profesión Temporal el 14 de Mayo de 1883 y la Profesión Perpetua el 15 de julio de 1889.A partir de este momento ella misma dice, amar y servir con mas perfección a su amado esposo JESUS sobre todo en los pobres enfermos y abandonados, hasta por sus familiares teniendo como herencia y riqueza porque en ellos ve a Cristo y trata de responder al reclamo de "estuve enfermo y me visitaste" esa es su herencia, Cristo sufrien te en el enfermo.

Sor MĒ Catalina no confía en sus fuerzas, sabe de quien se fía "sea de mí lo que fuere, mi único ideal es amar a Dios sin interrupción hasta el fin de mi existencia", decía Sor MĒ Catalina

Madrid es el escenario de su vida hasta su muerte. Cristo es el centro de su ser, desea tener sus mismos sentimientos, obrar según el querer de Dios. Como planta transformada en flor, fue esparciendo el perfume de buenas obras, deshojándose, desgastándose por el Señor, en el servicio a los enfermos en sus domicilios, derrochando caridad exquisita, pronta y alegre, con paciencia, esmero y abnegación siempre disponible para atender a cualquier enfermo y hacer frente a cualquier enfermedad, por contagiosa o repugnante que fuese. "Con tal presteza y amabilidad acudía a las peticiones y necesidades de los enfermos que muchos de ellos la consideraban como madre amorosa y muchas familias la reclamaban como a su "enfermera ideal".

Después de 23 años dedicados al servicio a los enfermos, a causa de su enfermedad de sordera, pasa a ocuparse de la recogida de donativos para la subsistencia de la Obra durante 7 años, pero lo único que le importa a ella es decir, si, a la voluntad de Dios, realizando sin quejas sin demostrar cansancio y fastidio, buscando lo peor para sí lo más pobre y usado, lo mas incomodo. Al final de su vida se ve reducida a la más absoluta incapacidad; Sor María Catalina viéndose privada de sus piernas, manifiesta; "El señor me ha privado de los pies y de las manos. Así, totalmente impedida para las ocupaciones de la tierra, podré dedicarme del todo a la oración", por ultimo hace el esfuerzo de seguir haciendo algo de costura, y apoyada en las muletas, todavía puede acudir a la cita con sus dos amores; La virgen de la salud y Cristo cru cificado pasándose con ellos horas y horas en actitud recogida y fervorosa; así, acepta la voluntad del Padre que la sujeta a la cruz de la enfermedad para asemejarla a su Hijo Crucificado, retirada de todo apostolado exterior, su ocupación favorita sigue siendo; SERVIR. Muere el 10 de octubre de 1918, dejando tras de sí grande fama de santidad, esparciendo por el lienzo de su vida el amor, murió de amor por el amor.

A través de su vida sencilla, y escondida en dios, sor maría catalina manifiesta que el móvil, el motor, el impulso de todo sus actos es el amor; dejándose transformar, y modelar por el mismo Jesús adquiriendo un corazón semejante al suyo, con su mismo sentimientos y actitudes, por eso, nos interpela a descubrir la ciencia de amar viendo en todo a dios padre sobre todo viendo en el enfermo al mismo Cristo sufriente, sabiendo ofrecer y sublimar el dolor en valor redentor con Cristo y como maría.

Su vida, a imitación de la Virgen, Sierva del Señor, fue de entrega y disponibilidad, viviendo las actitudes del Divino Maestro - Jesús - "El Hijo del Hombre no ha venido a que le sirvan sino a servir" y Sor MĒ Desposorios repetía: "Sólo sirvo para servir".


SOR MARIA CATALINA, CAMINO DE LOS ALTARES

Los procesos canónicos de su fama de santidad, virtudes y milagros, se instruyeron en Madrid y la causa fue introducida por el Papa Juan XXIII con Decreto de la Sagrada Congregación de Ritos el 14 de febrero de 1962.

El 30 de Marzo de 1981, el Papa Juan Pablo II, promulgó el Decreto de la heroicidad de sus virtudes.

PROCESO DEL MILAGRO:

El día 9 de Junio de 2006 tuvo lugar la apertura de la Fase Diocesana del Proceso, sobre el presunto milagro atribuido a la Venerable MĒ Catalina en Santa Cruz de la Sierra -Bolivia- El Proceso comprendió 25 sesiones en las que declararon 15 testigos del hecho considerado milagroso: La curación rápida y sin secuelas del Dr. Luís Fernando Padilla Gómez quien presentó, súbitamente, con fecha 24 de octubre de 2004, una hidrocefalia causada por un hidroma cerebral que se complicó posteriormente con una meningitis, anoxia cerebral, hemorragia e infartos cerebrales, (D. Luis Fernando Padilla, fallece el 26 de Septiembre 2007, debido a un infarto cardiaco, totalmente desligado a la patología de la que fue curado milagrosamente).

El día 2 de Abril de 2011 fue firmado por el Papa Benedicto XVI el Decreto de Aprobación del milagro atribuido a Sor MaríaCatalina Irigoyen, a horas8:11 hora local vaticana.La beatificación será el 29 de octubre en España - Madrid.


EL MILAGRO REALIZADO EN LA PAZ-BOLIVIA

Paciente de 48 años de edad, hospitalizado por el servicio de emergencias del Hospital Nē 1 de la Caja Nacional de Salud, en fecha 24 de octubre de 2004 a hs. 5:15 directamente al servicio de Terapia Intensiva, en estado de coma con crisis convulsivas.

Las Hermanas que fueron al Hospital comentan el caso que más les llamó la atención, era el de un Sr. al que le tenían que someter a una cirugía de cráneo, muy delicado y lo desconsolada que se encontraba la esposa, joven de 36 años, que estaba muy afligida en la capilla de rodillas, rezando con fervor, al ver tal aflicción, Sor Adela se le acercó tratando de consolarla, e inmediatamente sacó una estampa con la reliquia de la Venerable Catalina, les contó a grandes rasgos la vida de la Venerable y les dijo que recen la novena que estaba en el reverso. Después de cambiarse, ambas Hermanas, Sor Silvana y Sor Adela fueron a visitar a la sala de terapia intensiva; en el pasillo estaban la esposa y la hermana del Dr. Padilla, les dijeron que comenzarían la novena a Sor María Catalina. Encontraron al Dr. inconsciente; de todos modos, Sor Silvana, le habló y le pasó la estampa con la reliquia por la cabeza rapada, lista para la cirugía. La Comunidad de Hermanas empezó la Novena, siguiendo la evolución del paciente, que de hecho fue con muchísimos altibajos que inclinaban la situación más para lo negativo que para la recuperación, contando que después de la primera cirugía una severa infección echó por tierra las esperanzas, le realizaron otras dos cirugías más no obstante hubo la perseverancia en la oración con una fe manifiesta, sobre todo en la esposa que hizo fotocopiar la oración de la estampa y repartió a todo los que pudo; el mismo médico cirujano se sorprende de la resistencia, de los cambios y finalmente de la rápida recuperación.

El TAC encefálico de control, del que hablan los partes médicos, documentan un cuadro de absoluta normalidad con recuperación íntegra morfológica teniendo en cuenta que el TAC del 14 de noviembre de 2004 documentó infartos múltiples frontales y peri ventriculares.

Después del alta médica, al mes, el Dr. Luis Padilla, como cirujano urólogo del Hospital Obrero, quiso reanudar su trabajo, pero el Dr. Wiler, por precaución le dijo que esperase. En enero del 2005, ya estaba haciendo las cirugías y seguía el ritmo de trabajo de un Hospital, como es este de la Caja Nacional de Seguridad Social, además de esto, le adjudicaron la cátedra en su especialidad en el mismo Hospital.

Para los estudios pertinentes en la presentación de esta causa ante el Tribunal, se le han hecho diversos estudios, revelando la efectividad de la cura total, sin secuela alguna. El Profesor Máximo Gandolfini, médico cirujano, especialista en neuropsiquiatría en Roma, después de todo el material recolectado de la Historia clínica del Paciente Dr. Luis Fernando Padilla Gómez, señala: "Todo eso considerado, en la óptica de la "inexplicabilidad", tiene valor, sobre todo la curación rápida, completa, sin secuelas deficitarias ni clínicas ni morfológicas, y duradera"



Himno a Sor Maria Catalina Que es ser Sierva de Maria


Ven y Sigueme Quienes Somos Que Hacemos Donde Encontrarnos Mas Informacion

Ser Feliz, es hacer algo por el Projimo

Callao 158 - (2000) Rosario - Telefax: (0341) 430-4024
sdmrosario@yahoo.com.ar - www.rosario.com.ar/siervasdemaria