El Instituto de las Siervas de María

Las Siervas de María, somos religiosas consagradas al servicio de Dios y su Iglesia, siguiendo a Cristo pobre, casto y obediente.

La congregación de Siervas de María, nació en Madrid - España el 15 de agosto de 1851. El iniciador de la obra fue Don Miquel Martínez que comenzó con siete fundadoras. La más joven de las siete fundadoras fue María Soledad contaba con 25 años. Nació en Madrid en el seno de una familia humilde y cristiana el 2 de diciembre el 1826.

Todo comenzó con mucho entusiasmo, generosidad y alegría, sin embargo la obra de Dios estaba marcada por la cruz y esta no tardó en aparecer en forma de pobreza, incomprensiones, cansancios, hasta tal punto que la Hermana Soledad se quedo sola. Incluso Don Miquel les abandona va de misionero al África, de las fundadoras dos se han muerto y las otras se han ido agobiadas por las dificultades.

Solo Maria Soledad permanece firme hasta el final haciendo frente a todo tipo de dificultades e incluso pasará la prueba de la amenaza de Supresión del Instituto, algo tan amado para ella.

Ella creyó firmemente que la Congregación era obra de Dios y no podía morir. Decía: Dios abrirá puertas de claridad, vendrán tiempos mejores. Seamos las últimas piedras que se desmoronen. Todo lo superó desde la íntima unión con Dios en la oración; lo que le mereció el título de Fundadora Y Madre del Instituto de Siervas de María Ministras de los Enfermos.

La fe sostuvo su vida y sus obras, vivió en total abandono en las manos de Dios y, al mismo tiempo en total disponibilidad hacia las personas pobres y enfermas, al igual que su Maestro y Señor.

Hoy después de más de 159 años, la persona y la obra de Santa Maria Soledad, sigue viva y floreciente en cada una de su Hijas, encarnando con su vivir el lema que Ella asumió para el Instituto: "Estuve enfermo y me visitasteis... Lo que hicisteis a uno de estos mis hermanos a Mí me lo hicisteis" (Mt. 25,36)

El amor a Dios y al que sufre, la Sierva de María, trata de vivirlo cuidando a todo aquel que tiene como "Título" el dolor, la enfermedad o la soledad, con una ASISTENCIA:

ESMERADA: Que es entrega, servicio alegre, disponibilidad sin condiciones, sufrir con el que sufre. Y, ante todo, valorando al enfermo por lo que "ES" y no por lo que "vale o produce", reconociéndole como persona amada de Dios que se merece respeto y humanidad.

GRATUITA: Siguiendo la consigna Evangélica "Gratis lo recibisteis, dadlo gratis". Nuestro lema es de servicio a los enfermos, sin pedir nada a cambio, intentando mostrar así la gratuidad del Amor de Dios.

PREFERENTE A DOMICILIO: En el "hogar de sus amores", junto a los suyos, allí donde se siente amado, querido, valorado, donde se siente "él mismo".

No se excluye la asistencia al enfermo allí donde se encuentre: En clínicas, hospitales , dispensarios…

En asistencia nocturna y diurna.

Actualmente está extendido por los continentes de Europa, América, África y Asia.

EUROPA: España, Portugal, Francia, Italia y Reino Unido.

AMÉRICA: Estados Unidos, México, Ecuador, Colombia, Panamá, Costa Rica, República Dominicana, Haití, Puerto Rico, Cuba, Argentina, Perú, Bolivia, Brasil y Uruguay.

ÁFRICA: Camerún: Widikum, Bamenda y Batseng´la

ASIA: Filipinas: Lagonoy , Quezon City y Bacolod City,Negro Occidental

Rendimos nuestra gratitud al Señor que sigue llamando jóvenes generosas que hacen posible que el "grano de mostaza" siga dando nuevas ramas, que hacen posible abrir nuevas casas en los continentes: Asia, África y América.


Santa María Soledad Torres Acosta
Fundadora de las hermanas Siervas de María, Ministras de los enfermos.

Santa María Soledad nació el 2 de diciembre de 1821 en Madrid- España. Su infancia transcurrió en la sencillez de la vida diaria, como cualquier joven de su tiempo. A los 25 años sintiéndose llamada por el Señor, solicitó ser admitida en el nuevo Instituto de las Siervas de María. La fundación tuvo lugar el 15 de agosto de 1851.

Desde muy joven llegó a comprender que la grandeza de Dios se muestra en lo pequeño y su fuerza en nuestra debilidad. Se sintió llamada a servir a los enfermos y con ella, Dios comenzó a escribir una historia bellísima, que se prolonga en nuestro tiempo a través de la congregación de la Siervas de María Ministras de los Enfermos.

Mujer pequeña de estatura "María Soledad" pero con esa audacia que da el amor, sin miedos, sin complejos, supo exigirse a sí misma, todo cuanto podía dar a cada momento de su vida.

En ella podemos encontrar todos los matices descritos por San Pablo en el Himno a la caridad (I Cor13). Supo decir con hechos que es posible ser paciente y vivir en paz. Ser pacífica y sembrar paz. Supo, en definitiva, ser un testimonio vivo de Cristo.

El día 11 de Octubre de 1887 a los 61 años de edad, Maria Soledad se dormía en el amor de Dios, en el regazo del Padre, dejándonos a todas sus Hijas como testamento el mensaje de JESÚS: "Que tengáis Paz y Unión".

El día 5 de febrero de 1950, es elevada a los altares por SS. Pío XII, declarándola Beata.

Es Canonizada por SS. Pablo VI el 25 de Enero de 1970. La Iglesia fija su fiesta para el día 11 de Octubre.

Con Maria Soledad una vez más se cumplen las Palabras de Cristo: El que se humilla será ensalzado. Cual humilde violeta, abismada en su poquedad, Maria Soledad se oculta y exhala el olor de su perfume en el Instituto a través de sus Hijas.




Nuestra Sra. De la Salud
Patrona de la Congregación.

María es sin duda alguna,
la estrella guiadora para cada Sierva de María.

En el camino de nuestras vidas,
Ella es una luz de esperanza que nos ilumina.

María es nuestra Madre, Modelo, Maestra y Guía.



Ven y Sigueme Quienes Somos Que Hacemos Donde Encontrarnos Mas Informacion

Ser Feliz, es hacer algo por el Projimo

Callao 158 - (2000) Rosario - Telefax: (0341) 430-4024
sdmrosario@yahoo.com.ar - www.rosario.com.ar/siervasdemaria